Llamanos al 662 2135330

Asaltantes del Capitolio estuvieron cerca de Pence y buscaban “capturar y asesinar a funcionarios electos”, según reportes

Otras dos investigaciones se llevan a cabo al mismo tiempo: la de los 14 minutos que pasó el vicepresidente, Mike Pence, dentro del edificio del Congreso durante el asalto, y la que muestra la respuesta de los funcionarios de seguridad del Capitolio.
 
Las acusaciones a los manifestantes que irrumpieron en el Capitolio de Washington la semana pasada siguen escalando. Este viernes fiscales federales dieron a conocer mediante una declaración judicial que el grupo de alborotadores tenía la intención de “capturar y asesinar a funcionarios electos”, reseñó CNN. Los resultados de otras indagaciones publicadas por el diario The Washington Post demostraron que además estuvieron muy cerca de llegar hasta el vicepresidente, Mike Pence.
 
La primera aseveración parte de un memorando con el que los fiscales buscaban mantener detenido a Jacob Anthony Chansley, el hombre que vestía un gorro de piel con cuernos y llevaba el rostro pintado, y a quien se le acusa de alentar a la multitud que asaltó el Capitolio.
 
"Pruebas contundentes, incluidas las propias palabras y acciones de Chansley en el Capitolio, respaldan que la intención de los alborotadores era capturar y asesinar a funcionarios electos del gobierno de Estados Unidos", escribieron los abogados del Departamento de Justicia en Arizona.
 
Las acusaciones van en consonancia con los hechos narrados en otro caso separado en Texas, el de un exmilitar detenido tras haber sido fotografiado en el Capitolio. Él llevaba esposas de plástico durante el ataque y, según un fiscal del caso, tenía la intención de "tomar rehenes".
 
En otra investigación publicada por el Post, los agentes encargados de la seguridad del edificio del Congreso y videos del pasado 6 de enero demostraron que la turba violenta se acercó peligrosamente al vicepresidente, Mike Pence, quien se mantuvo durante 14 minutos al interior del Senado. En ese tiempo, los manifestantes recorrieron el edificio y, según el diario The Washington Post, se acercaron “peligrosamente a su ubicación”.
 
Después de que los alborotadores comenzaron a llegar al Capitolio, los funcionarios del Servicio Secreto llevaron a Pence a una habitación fuera de la cámara con su esposa e hija. Mientras, se escuchaban gritos llamándole "traidor" mientras marchaban por el primer piso debajo de la sala del Senado.
 
Aproximadamente un minuto después de que sacaran a Pence de la cámara, un grupo subió las escaleras hasta el segundo piso en el Senado, persiguiendo a un policía del Capitolio.
 
 
Fuente:Univision